Informe ROCDELUX: Pros y contras de Spotify

07/10/2013

portada_321-hi-resSe ha publicado por fin un informe de Juan P. Holguera para ROCKDELUX en el que el autor llevaba trabajando, al menos, tres largos meses. La revista, sabedora del interés y la importancia coyuntural del objeto del que se trata, lo ha llevado a la portada, con una ilustración del imbatible Miguel Brieva (del que recomiendo encarecidamente su libro Enciclopedia Universal Clismón: Bienvenido al mundo de Reservoir Books). El informe en cuestión tiene el nombre de INFORME: Pros y contras de Spotify. Como suele pasar en estos artículos en los que participan tanta gente, al final sólo caben un par de extractos de lo que hemos contestado cada uno. Como creo que el debate que puede generar es interesante, corto y pego las preguntas que recibí por email de parte de Juan P. Holguera y mis respuestas correspondientes.

1- ¿Utilizas Spotify? Sí, a veces.

2- ¿Has descubierto nuevos artistas a través de Spotify? Los he descubierto gracias a los diferentes medios que sigo, pero los he podido escuchar por primera vez en Spotify, sí.

3- ¿Qué opinión te merece que artistas como Thom Yorke y Bogel Godrich decidieran retirar su obra de Spotify como protesta ante lo que consideran un injusto reparto de beneficios? Me parece que cada cual puede (y debe) hacer con su obra lo que quiera. Hay muchos artistas y sellos que ya lo hicieron mucho antes que ellos pero no tuvieron la misma repercusión mediática.

4- ¿Recibes retribuciones por la reproducción de tu música en Spotify? Sí.

5- ¿Conoces cómo se reparten los derechos de autor a través de plataformas como Spotify? ¿Crees que es un sistema justo? Conozco el método, sí. Creo que ningún sistema de reparto de derechos podrá satisfacer nunca a los autores, que siempre pensarán que se merecen más por su obra. El problema para grupos como Atoms For Peace, por ejemplo, no reside en si el reparto es justo o injusto (si fuera una cuestión de justicia, tratarían de liderar un movimiento que acabara con esa injusticia), sino la cantidad de discos que han dejado de vender por el mero hecho de que exista la posibilidad de que su público lo escuche de forma legal en streming y tenga la falsa sensación de poseerlo en su dispositivo móvil teniendo una cuenta Premium.

6- ¿Cuál crees que es la importancia actual de plataformas de difusión musical como Spotify? Son tremendamente prácticas y enriquecedoras para el público y a veces se convierten en un problema para los que aportan el contenido, que es lo más importante: los artistas y sellos.

7- Como creador, ¿qué futuro crees que le espera al mundo de la música trabajando con este tipo de plataformas? Todo lo que sea acercar la música que hago a la gente siempre es positivo. El problema es la absoluta falta de control que se tiene sobre la obra: sólo hay dos opciones, estar o no estar, y eso no es real puesto que la realidad siempre ofrece un abanico más amplio de posibilidades. Supongo que en el futuro se debería poder trabajar en esa dirección: que los poseedores de los contenidos pudiéramos escoger las condiciones de nuestra presencia en las plataformas. Por ejemplo: ahora mismo o das permiso para poner todas las canciones de tu disco disponibles para la escucha, o no eres admitido en la plataforma. No puedes dar permiso para que la gente que tiene Premium escuche sólo 5 canciones de un disco que por ejemplo tenga 10.

8- ¿Crees que el beneficio artístico (mayor atención y visibilidad de cara al público) que aporta este tipo de servicios al artista debe estar por encima del beneficio económico que pueda generar? Esto es una empresa, no un servicio. Las empresas tratan de generar beneficios. La cuestión no está en cuánto generan, sino en el cómo. Y Spotify lo hace con contenidos que no posee. Ahí está el debate: es un acuerdo complicado entre las expectativas del artista y las previsiones de la empresa. Y de toda la vida siempre han ganado las empresas.

9- Como artista, ¿te inspiran confianza plataformas como Spotify, Deezer o Pandora a la hora de hacer llegar tu obra al gran público o prefieres sistemas más convencionales? No me he planteado nunca en esos términos. Las plataformas lo que quieren es captar oyentes, no que los artistas estén cómodos. Si para eso tienen que poner que The Secret Society se parecen a Klaus & Kinsky, lo ponen sin consultar a unos o a otros y sin importar lo que piensen los interesados. No sé si me explico. Por otra parte, no debemos olvidar que en Spotify está quien quiere: que no es una obligación.

10- En general, ¿cuál es tu opinión sobre este tipo de plataformas/ empresas? Prefiero que estén a que no estén. El problema, como siempre, es que el público general sigue sin hacerse preguntas sobre nada en absoluto y desde que estas plataformas existen la música se ha convertido en una comodidad que no implica desembolso por parte del consumidor, pero que implica el máximo esfuerzo intelectual y económico por parte del proveedor de servicios (artistas y discográficas).


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 51 seguidores