Elliott Smith bailaba mejor que tú

24/02/2011

Ayer, mientras grababa el tercer programa de radio de la temporada con mi gran amigo Borja Prieto, éste contó una anécdota que tenía como protagonista a Elliott Smith. Borja coincidió con él en una fiesta en casa de nosequién después de un concierto y dijo, literalmente: “El perro de los dueños parecía más divertido que Elliott Smith”. Y luego, como siempre hacemos, le dimos una vuelta de tuerca al comentario: “Vamos, que no tenía pinta de ser el que mejor bailaba el moonwalk de todo el distrito”.

De camino a casa recordé que el año pasado leí mucho sobre Elliott y, curiosamente, una de las cosas en las que todo el mundo coincide es que Smith era un tipo muy divertido. No divertido a secas, no; muy divertido. Eso sí: tenía que estar de humor (es decir: alejado de sus adicciones). De todo lo que leí, esto fue lo que más me gustó:

1. El libro Elliott Smith and the Big Nothing escrito por Benjamin Nugent y que si evitamos el hecho de que el autor es bastante novato y que además no contiene ninguna declaración de gente verdaderamente cercana al cantate, nos puede dar una idea más o menos fiel de lo que fue la vida de Smith.

2. El libro Elliott Smith, de la fotógrafa e íntima amiga del artista Autumn de Wilde, que contiene (además de las mejores fotografías que jamás hizo a Elliott) un buen puñado de textos propios y entrevistas a estrellas del indie americano que conocían y admiraban a Smith -desde Beck a Chris Walla de Death Cab for Cutie-, además de una pequeña joya: un CD de 5 canciones grabadas en directo y que nunca fue editado fuera de este libro.

3. El NME del 23 de octubre de 2010 con Elliott Smith en portada (la foto, como todas las del interior, es obra de Autumn de Wilde).

Pero lo mejor que he encontrado no está en papel, sino en vídeo: Elliott Smith en uno de esos días soleados que a veces tenía, grabando el disco Figure 8 (último disco que editó en vida) en los Capitol Studios de Hollywood, California, y donde podemos verle subir un fader de la mesa de mezclas con un plátano, montar en monopatín y -oh, cielos- ¡marcarse un maravilloso moonwalk en el minuto 4:40!

Es una de las personas a las que, sin conocerla de nada, más he echado (y sigo echando) de menos en toda mi vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: