Ricardo Cavolo: la luz de una generación

10/05/2011

La vida ha sido generosa conmigo: creo que tengo a mi lado un círculo de personas que admiro, quiero, hacen que me sienta querido y me protegen. Además, veo en ellos talentos que me inspiran y que envidio. Hablo de padres, de hermano, de hermana, de sobrinos, de primos, de amigos y amigas sin los cuales la vida sería lo más parecido a la versión castiza de la prisión de Abu Ghraib.

Uno de ellos es Ricardo Cavolo. Dentro de no mucho tiempo, los medios que crean opinión y que autorizan las hipérboles hablarán de él como un genio. Y a ninguno les faltará razón. Yo le conocí gracias a Gran Derby Records, mientras preparábamos el diseño del primer disco de Nine Stories. Cada día, desde entonces, lo que me imagino que es su método de trabajo me obliga a intentar escribir mejores canciones. En paralelo, muchas veces comemos juntos enfrente de su casa y hablamos de discos que se grabaron en los años 40. También hablamos del Barça.

Un día Ricardo me regaló este dibujo, mientras me decía que no son pocas las jornadas de trabajo frente al papel que se pone las canciones de The Secret Society para relajarse e inspirarse. Me dijo que trató de dibujar mis dos personalidades. Me quedé sin saber qué decir. Gracias a cosas como esa, sé que la tortura que supone escribir canciones para apartar toda la morralla emocional que a veces no me deja ver el mar, merece la pena.

Anuncios

2 comentarios to “Ricardo Cavolo: la luz de una generación”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: