Poema #1141

23/06/2014

Poema #1141

 

Podemos escogernos mutuamente,

como no pueden hacer los animales.

Podemos mirar a todos los lados

deseando ser vistos por la gente

mientras descolgamos caricias elegantes

en mitad de la calle

que desprende un calor insoportable.

Estamos venciendo con amor a este desierto.

 

Somos voces que no se molestan

por la mañana, por la tarde y por la noche.

Sin nada desconocido que ofrecernos,

sin nada que no hayamos visto antes,

sin fiestas ni proclamaciones generales,

sin un gran titular que nos resuma,

salvo el amor.

Nada especial salvo un refugio resistente

donde guardar nuestros tesoros, tan normales,

donde despertarse cada día sin angustias

donde hacer planes asequibles

para seguir teniéndonos sin prisas,

sintiendo mi mano pegada a tu espalda,

sintiendo el calor de tu cuello un segundo antes de caer rendido,

escuchándote respirar al otro lado,

ocupando el aire en la oscuridad tranquila,

deseando ser lo mejor que nos ha pasado.

Apenas sin nada, pero con nosotros.

Anuncios

2 comentarios to “Poema #1141”

  1. Hache MP Says:

    No puedo repetir en cada uno de ellos, lo magnifico que me pareces, pero al menos en uno, lo dejo por escrito.H


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: