Poema #24

08/07/2014

Mar

No consentiré

que se nos queden los recuerdos inservibles

como las barcas de pescadores en el puerto

en las horas de bajamar.

No consentiré

que no entendamos las señales que se muestran a lo lejos

reflejadas en el agua ahora en calma

después de una jornada exagerada

de avalanchas de luz sobre las olas.

 

Hemos sido sorprendidos en el acto

preguntando estupideces a vecinos

y esperando que las nubes descargaran

la rabia de verano contenida

y los dos como tortugas ya mayores

debajo de chaflanes, a cubierto,

deseando con los nervios que las gotas

enfriaran poco a poco nuestros brazos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: