Archive for the 'Vídeos' Category

Miley Cyrus: Desatada y ordinaria es mejor porque es REAL

27/08/2013

Imagen 8Los puritanos se echan las manos a la cabeza. Y cuando los puritanos se echan las manos a la cabeza, algunos de nosotros decimos “¡Bien!”. La última polémica global la ha provocado Miley Cyrus y no la inminente intervención norteamericana en Siria (para nuestra desgracia) y su desatada actuación en los MTV Video Awards, celebrada el pasado fin de semana en Brooklyn, Nueva York, donde se pasó media actuación refregando su culito respingón contra la entrepierna de un pavo vestido como un sofá de recepción de hotel moderno y la otra media haciendo como que se hacía un dedo con una manopla gigante, con una cara de satisfacción que muchas puritanas ya querrían para sí. Un buen azote de la que antes se hacía llamar Hannah Montana en la cara de la Comunidad del Bien Moral. Aplausos.

miley_cryus_grinding_robin_thicke_mtv_vmas_2013_performance_191le0f-191le0m

Sin embargo, creo que no debemos mirar el dedo de nadie cuando está apuntando al sol, sino al sol directamente, y la polémica de Cyrus va mucho más allá que el haber salido durante 5 minutos dislocándose la cadera y marcando tetas y culo: al fin y al cabo, su cuerpo es suyo y hace bien en lucirlo con orgullo, que estamos en 2013. El verdadero peligro no es ella, sino los del bando contrario: los que prefieren a Hannah Montana, a la niña perfecta, limpia, educada, sonriente, impoluta. Hannah Montana era la encarnación del Bien y su némesis, Miley Cyrus, el mismo Mal. La eterna pelea.

Sin embargo, lo que algunos llaman “el Bien” es sólo una invención. La educación católica ha conseguido durante siglos que una inmensa mayoría de ciudadanos occidentales identificaran el bien con una serie de valores otorgados que, no es casualidad, les convertían en seres sumisos, recatados, reprimidos. Respeto a todo aquel que prefiera que su vida pase por esos aros, pero aceptemos todos que esos principios promueven a un ser humano sin instintos, que busca que su cabeza lo controle todo, capaz de pasar por la vida dando la espalda al placer. ¡Ajá, amigos! Eso es lo que les jode a los puritanos: ¡EL PLACER! ¿Pues qué tontos, verdad? Pues sí. ¿Quién en su sano juicio es capaz de negarse a sí mismo el placer? Hay mucha clase de placeres y, curiosamente, para combatirlos, la Iglesia Católica se sacó de debajo de la sotana una lista con los Siete Pecados Capitales (que al principio eran ocho, por cierto) y que nunca aparecieron de forma explícita en la Biblia. Es decir: que son inventados como método de control de masas por una Iglesia que, efectivamente, lo controlaba todo (aunque de puertas para dentro se permitiera unas licencias que también han sido constantes con el paso de los siglos). La lujuria, la pereza, la ira… Todo ese rollo que tantas veces hemos leído o visto en películas. ¿Y qué consiguieron entonces? Fácil: generar miedo. El miedo es capaz de mantener a mucha gente que no sabe o no quiere pensar por sí misma dentro de un redil bien delimitado. Además, se inventan el rollo de que si se portan bien, vivirán una vida mejor tras la muerte. Es decir: que muchos prefieren arriesgarse a sufrir durante toda su vida, a vivir bajo unas normas estrictas de pensaminto y conducta, no vaya a ser que allá arriba, o abajo, o detrás (si supiera dónde está situado el Cielo no estaría buscando trabajo ni perdiendo el tiempo escribiendo este blog), hubiese de verdad una vida mejor.

Sin embargo, Miley Cyrus (o su agente) ha preferido lo terrenal: el sexo, la pasta y la fama. Fantástico. Todo bien. ¿Quién quiere que la gente sea perfecta? ¿Quién de verdad cree en la rectitud del pensamiento y en las acciones impolutas? Porque, según nos cuentan algunos periódicos, muchos de esos que públicamente hacen gala de un puritanismo a prueba de bombas son los mismos que, por detrás, tocan los genitales de menores de edad, o se follan a todas menos a su mujer, o no son capaces de reconocer su homosexualidad, o roban dinero público, O TODO JUNTO, como este figura de Palma de Mallorca. ¿Divertido, eh? En realidad no. Quizás sea más divertido el caso de Hermann Tertsch, un verdadero maestro en el arte de la doble moral y de pregonar la limpieza de pensamiento (y la étnica, ya de paso).

Mi amigo Jorge Ramos (también miembro de M A J E S T A D) me enseñó este mítico vídeo del cómico/crítico norteamericano Bill Hicks, ya fallecido. El vídeo está subtitulado en español, así que no creo que pueda añadir nada más valioso que su propio discurso: divertido, apoteósico y de una lucidez envidiable. (Haz click sobre la foto para ver el vídeo).

Imagen 9

Aceptemos de una vez que la vida no es perfecta. Aceptemos que somos seres dislocados, sometidos a demasiados imputs reales como para cerrar los ojos y no querer ver ni escuchar. Aceptemos nuestra necesidad de placer, por pequeño que sea, por ridículo que sea: comer más de la cuenta, beber más de la cuenta, tocarnos, reírnos del otro sin maldad, mirar el culo del vecino del segundo. Aceptemos que la culpa es un conocimiento adquirido, que no nacemos con él. Aceptemos la oscuridad del alma humana, porque artísticamente nos ha hecho avanzar más que 20 jodidos siglos de cristiandad. Aceptemos que el proceso de aceptación de uno mismo y de la realidad es lo sumamente doloroso, enrevesado y caótico como para poner a mucha gente al borde del precipicio. Aceptemos que siempre habrá alguien que llegue más lejos y más profundo que nosotros. Aceptemos el proceso de búsqueda y aceptemos los errores que conlleva. Aceptemos al de al lado. No nos dejemos llevar por el ansia de juzgar, porque juzgar no es otra cosa que ponernos a nosotros como ejemplo. Aceptemos, por fin, nuestra pequeñez. Porque todo eso nos llevará a disfrutar más y a disfrutar mejor, porque será real.